miércoles, 30 de noviembre de 2011

ALBERTO NAVALON



Alberto Navalón, Cáceres 1969. Diplomado en Magisterio por la Universidad de Extremadura. Dedicado a la fotografía desde 1989, rama artística en la que ha obtenido numerosos premios, realizando multitud de exposiciones y trabajos para entidades públicas y privadas, descubre su faceta literaria en el 2004, año en el que escribe "Ojos negros", pero no es hasta diciembre de 2008 cuando da el paso de la edición. Desde entonces y hasta la fecha, ha publicado cuatro novelas: Ojos negros (2008), Doce años (2009), Nieblas de noviembre (2010) y Lágrimas para otra vida (2011) con la Editorial Norbanova de Cáceres. Actualmente trabaja en la redacción de su quinto libro, titulado: "Curvas de La Habana", y estará ambientada entre La Habana (Cuba) y Toledo (España), pasando por la Sierra de Gata, Cáceres, Plasencia y Segovia. Amante de la fotografía, se muestra reacio a presentarse a concursos literarios, y prefiere dar a conocer su obra en clubes de lectura, tertulias literarias y presentaciones públicas a lo largo de la geografía extremeña, habiendo estado presente en la Feria del Libro de Mérida en el 2010, y en las Ferias del Libro del 2011 en: Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia., así como fuera de Extremadura, en Burriana (Castellón) en septiembre de 2011.

En noviembre de 2009 colaboró con el programa de radio “Extremeños de guardia” de Canal Extremadura Radio.

En noviembre de 2011 saldrá un libro de relatos en el que participa, titulado “Yo no leo” de la Editorial Rumorvisual de Cáceres. Así mismo, en diciembre de 2011 publicará con la Asociación Cultural Norbanova en el primer número de su revista “NORBANIA” en el apartado de narrativa. Otros proyectos en el que trabaja: Un libro exclusivamente para mujeres del que no se puede desvelar más que el proyecto, y un libro de microrelatos titulado: “Cortos”.

ENTREVISTA:

1.-¿Por qué y para qué escribe Alberto Navalón?

Escribo simplemente por el hecho de disfrutar, dejar correr la pluma sobre un papel reciclado, siempre, por la que habla mi imaginación y mi corazón. ¿Para qué escribo?, me preguntas, pues te diré que para nada en especial, ya que no busco nada en particular. No vivo de la escritura ni de publicar, algo que, realmente, me gustaría, pero lo hago para transmitir emociones principalmente, aquellas que sienten mis personajes, fruto de la observación de la realidad y mi propia experiencia al tratar con gentes parecidas a las que aparecen en mis páginas.

2.-¿ Cual es la técnica narrativa que más dificultades te crea o la que crees que necesita más trabajo por parte de un escritor: la creación de personajes verosímiles, la estructura, el diálogo quizás? Y ¿ Cómo resuelves tus problemas?

Una buena pregunta, sin duda. Básicamente, donde más problemas encuentro es en las conversaciones entre los personajes, ya que tienen que ser reales, pero claro, cuando te enfrentas a una de ellas, estás solo, no tienes a otro interlocutor frente a ti y grabas la charla, así que, muchas veces, es lo más tedioso. Para solucionarlo, simplemente guardo los folios y me voy a tomar café, otro día saldrá sola y las palabras se entremezclarán por sí mismas sin que yo tenga que intervenir. ¿Suena raro? Ya, pero es la inspiración, que viene cuando menos te lo esperas. Las más difíciles, las que solamente hablan mujeres, ya que me meto en el papel de todos mis personajes y sus sentimientos, así que esa es la parte más complicada de mis escritura.

3.- ¿ Tienes alguna manía a la hora de escribir? ¿Alguna rutina establecida o te basas en la inspiración del momento?

Claro que la tengo y me he dado cuenta de ello a lo largo del tiempo que llevo en esto de narrador. Sólo y exclusivamente escribo a pluma mis novelas, pero tiene que ser la que me acompañó durante mi carrera, otras no me valen. Está muy vieja pero funciona perfectamente. Tiene que ser ella y con tinta azul. El papel: reciclado que me encuentro en los contenedores de papel de mi empresa, o en las papeleras de mi departamento (algunos no los reciclan al contenedor). Uso normalmente aquellos que son de papel reciclado y están impresos en una sola cara. Los blanquitos, blanquitos... no me gustan. A la hora de escribir, me siento más cómodo en un mesón de Isabel de Moctezuma, ya que en mi casa ni lo intento. En verano me gusta a la sombra de plataneros en la piscina a la que acudo.

4.- ¿Qué se puede conocer de Alberto Navalón a través de sus historias? ¿Es él mismo o se esconde tras el velo de sus personajes y sus tramas?

Dicen los que me conocen, que muchos de mis personajes soy yo mismo, pero claro, tengo ya tantos creados que ninguno es definitivamente mi persona. Simplemente aplico mi corazón a ellos y les dejo hablar. Es cierto, al enfrentarme a algunas escenas determinadas, ni siquiera yo mismo sé por dónde va a salir, o cómo va a terminar, ni nada de nada, sale todo fluido y se terminan por sí mismas sin mi “intervención”. A veces, como narrador, digo: será mala persona... como si me dictara alguien desde el infinito y yo simplemente lo trasladara al papel.

5.-Y finalmente, ¿Qué consejos darías a un escritor novel con ganas de empezar a publicar?

Que le eche valor y que no decaiga. No le harán caso en librerías, imprentas, editoriales, ayuntamientos y concejalías, así como bibliotecas y asociaciones “culturales” ni clubes de lectura, pero... al final, saldrá, ya que alguien habrá que no será un alcaldillo, sino un alcalde, no será un concejalillo, sino un concejal de cultura, y así, hasta el infinito. En nuestra tierra, Extremadura, me da pena y vergüenza que no se nos facilite el acceso a hacer presentaciones GRATUITAS en las localidades por donde he presentado el proyecto, así que MUCHO ÁNIMO, compeñero/a.